18 diciembre 2009

La otra Patagonia

No vi la película El Gaucho. Me enteré de su existencia gracias a mi querida radio FIP.


La música es fantástica, está compuesta y realizada por Christoph Müller y Eduardo Makaroff, dos de los tres pilares de Gotan Project y cantada, entre otros, por Daniel Melingo.


Por lo que pude ver, la película-documental habla de la imagen romántica del gaucho patagónico, el que recorre sin rumbo fijo, el que no está atado a ningún lugar, el domador, el que participa en las jineteadas, el hombre del facón, las bombachas y el poncho, las boleadoras y el rebenque, la guitarra siempre lista para la próxima payada, el gaucho: mestizo de español e indio...
Vi imágenes de la inmensa Patagonia desértica, la de las rutas de ripio bordeadas de tabaco indio y neneos. La Patagonia donde el viento sopla fuerte y constante, donde la tierra vuela. Las heladas, la nieve, el frío...
Los caminos transitados por las chatas viejas, las ovejas, algún que otro zorro colorado o gris, guanacos, liebres, piches o ñandúes.
Me acordé de la voz que venía de La Rural que se escuchaba los domingos desde mi casa cuando había jineteada.


La imagen de la Patagonia siempre mítica, mágica y romántica.


No es tan así pero tampoco está mal soñar un poco con esta imagen romántica del cowboy del extremo sur escuchando la excelente banda de sonido.












Todas las imágenes © Quark Productions / Andrés Jarach


21 noviembre 2009

¡Vivan las fusiones!

Acabo de descubir esta banda, sonó hace un rato en mi radio preferida, FIP y enseguida fui a la página a averiguar quién era. Se llama Bethany & Rufus y son simplemente geniales. Hacen una fusión interesante de instrumentos de cuerda, percusión y voces, reinterpretando canciones tradicionales folk o incluso reversionando algún que otro tema de rock clásico tipo "Nobody's fault but mine" de Led Zeppelin. Una yanqui, un canadiense, un haitiano y un nigerino (atención, no nigeriano, de Níger):

Rufus Cappadocia: violoncello de 5 cuerdas, laúd
Bethany Yarrow: voz, laúd eléctrico
Bonga Jean Baptiste: percusión de Haití, kalimba, voz
Yacouba Moumouni: flauta Fulani, voz

Perfecto acompañamiento musical a nuestra cena judía... digo... ¡de Europa del Este! de varenikes caseros y torta de queso blanco y semillas de amapola comprada en un negocio de comidas polacas en una calle llena de tiendas hindues y africanas.

¡Qué vivan las fusiones, mezclas y combinaciones culturales de todo tipo!

06 noviembre 2009

Visita al Museo Zadkine

Ayer, después de salir de casi 4 horas de ser modelo de pelo (?) donde me hicieron un corte fashionnenabuenaconuntoquelocodemechasrojas, fui al Museo Zadkine, uno de los tantos museos de la Ciudad de París que son gratuitos.
Lo primero que me llamó la atención fue lo difícil que fue encontrarlo. Estaba en el 100bis de la rue d'Assas, tenía los carteles que decían "Museo Zadkine" sobre mi cabeza ¡pero no podía encontrar la puerta!. Incluso había delante uno de esos carteles sobre la Histoire de Paris que hay por todos lados y que cuentan un pedacito de historia del edificio que tenés delante. Avancé un poquito pero ya era el 102. Volví sobre mis pasos y tampoco, era la entrada al edificio del Nº100 (ah, sí, acá los números bis están a continuación del edificio del número original, no como en Argentina que en la cuadra siguiente están todos los bis juntos).
El 100bis era la entrada a lo que parecía el patio de una casa así que entré. Una puerta... no. No es. Seguí caminando hacia el centro de la manzana, llovía mucho. Había unos árboles en el fondo, fui hacia allá pero no había ninguna puerta... Y la voilà ! escondida entre unos árboles, a la derecha, ¡la puerta de entrada a la Maison Zadkine!
Осип Цадкин ("Osip Tsadkin" sí, ahora que se escribir en ruso me hago la canchera, y qué?) fue un escultor y pintor nacido en Bielorrusia en 1890. Estudió en París donde trabajó y vivió la mayor parte de su vida. Lo que hoy es el museo dedicado a su obra, fue su casa, donde vivió con su mujer, Valentine Prax, pintora de origen argelino. Zadkine dijo que había encontrado su "pedazo de paraíso en pleno corazón de París". La casa es realmente preciosa, llena de ventanas y con un jardín en el medio. Allí vivió y fue su atelier durante más de 30 años. A la muerte del artista y respetando su voluntad, su mujer creó el Museo Zadkine y legó la totalidad de sus obras a la Ciudad de París para que sean exhibidas en la casa-museo.
El museo es chiquito. Las piezas están exhibidas muy austeramente con una iluminación muy simple y directa.
No puedo decir que me haya gustado toda su obra ni su estilo. Algunas esculturas me gustaron mucho, como ésta, otras no tanto y otras para nada.
Es un estilo mezcla Picasso y Braque pero en 3 dimensiones. ¡Estos locos y revolucionarios avantgardistas de los años 20 sí que se divertían! Me encanta la idea de romper con todo prejuicio y poner piernas, bocas, narices y ojos donde se les ocurría y no "donde van". De hecho, eso justamente es el cubismo, los objetos se desarman, se analizan por separado y se vuelven a juntar de forma abstracta, no necesariamente todos respetan la misma perspectiva ni la misma proporción. Es decir que, en lugar de pintar o esculpir un objeto desde un punto de vista, el cubismo lo representa desde una multitud de perspectivas que, a la vez, se integran con el fondo y el contexto. La circunstancia que rodea a ese objeto, a menudo se mezcla con éste, lo penetra e interactua.
Otra cosa que me llamó mucho la atención de este pequeño museo fue la accesibilidad a las obras. No encontré ni un solo cartelito que dijera "Prohibido tocar". Todas las esculturas estaban al alcance de la mano, sin ningún tipo de protección. ¡Era una invitación a tocarlas! pero después de años de museos, mis manos están entrenadas para quedarse quietecitas dentro de los bolsillos y aprendí a tocar con los ojos, a imaginarme texturas y superficies y reproducir esa sensación en mi cerebro sin necesidad de tocar físicamente.
En la sala mas grande del museo había un grupito de nenes chiquitos (de unos 7 años como mucho) con sus maestras. Estaban todos sentaditos alrededor de la tarima central donde había unas esculturas en madera, más altas y grandes que las del resto del museo. Minuciosamente cada nene dibujaba y pintaba la obra de su elección. La escena era realmente preciosa: ver a esos grupito multiracial de nenes (había negros, asiáticos, rubios, mestizos) sentaditos y tan concentrados en sus respectivos trabajos. Pero algo más me llamaba la atención y me quedé un rato largo observando la escena. Los nenes eran sordomudos y se comunicaban entre ellos y con las profesoras en un amoroso lenguaje de señas (siempre me pareció de una ternura indescriptible y a veces pienso que se deben comunicar mejor que aquellos que necesitamos de las palabras para describir una idea. Ellos se miran a los ojos y a la boca cuando se hablan. Prestan atención a cada detalle del lenguaje corporal, cosa que los que hablamos con las cuerdas vocales no hacemos).
A la salida me quedé unos minutos más leyendo información sobre el museo y descubrí por qué las obras están así, tan "a mano". Respetando el deseo del artista mismo, los ciegos y disminuidos visuales pueden tocar las obras. Incluso los carteles están también escritos en braille.
Me volví a casa caminando, bajo la lluvia, con una mano sosteniendo el paraguas y la otra en el bolsillo. Con una agradable sensación que me había dejado este museo "para todos".

03 noviembre 2009

París dorado





París está hermoso, dorado con toques rojizos. La luz es increíble, de hecho, siempre me fascinó la luz de esta ciudad (no es casualidad que se llame "la ciudad-luz, ¿no?). Ya empezó el frío, cambiamos la hora así que los días son mucho más cortos. El sol de las 10 de la mañana parece el del atardecer: dulce, suave, tibio.
El cielo está siempre de ese color gris azulado y llueve muy seguido.
No hace mucho frío -entre 5º y 15º. Yo tengo una debilidad por los écharpes, pañuelos, pashminas, bufandas y todo los pedazos de trapo que se puedan atar al cuello así que estoy feliz de poder usar uno diferente cada día, que saco de mi enorme bolsa en el piso del placard.


Y siguiendo con la línea bordelique de este post y con una completa asociación libre de ideas, voy a poner unas imágenes de Xul Solar que, por alguna razón, los colores de París en este momento, me hicieron acordar a este artista argentino loco.



27 octubre 2009

Adeu Barcelona!

Terminó una etapa y estas son las fotos que fui captando con mi teléfono durante los últimos meses:


U2 en el Camp Nou

Madonna

Fachadas del Eixample


Entrada a un edificio en el Eixample Dret.

Expo sobre el Islam en el CaixaForum. Nos divertimos un rato dibujando y pintando mosaicos.

Ganesh deseándome un buen inicio.

Obra de teatro con acrobacias en tela en la Plaza del Rey.

La preciosa Plaza del Rey.

Yo pintada.

Graffiti en el Raval.

Una pareja casándose en la Iglesia Santa María del Mar, la más linda de Barcelona, a mi criterio.

El alfabeto cirílico se agregó a las teclas de mi computadora.

Sí, un Rolls Royce

Mario Testino que andaba por ahí...

Gente famosa del jet set español de quienes tengo total desconocimiento.

Más gente famosa, estos eran modelos.

Coro en el Teatre Grec de Montjuic.

"Sóc català, n'estic orgullós" caminando por Gracia.


Terminó una etapa. Gracias Barcelona por estos 3 años vividos a orillas del Mediterráneo.
Puc diure que em sento una miqueta mes aprop dels catalans. Aprendí su idioma, sus costumbres, probé sus comidas (con algunas salvedades), estudié su historia, conozco a sus personajes, me siento más cerca de su causa y sus reclamos. Conocí gente increíble, me hice de amigos maravillosos, viví experiencias fuertes, fantásticas, otras que quisiera olvidar. Barcelona me recibió de brazos abiertos y le estaré eternamente agradecida.



Pero ahora...
Vuelvo a la ciudad con la que soñé durante estos últimos 3 años de ausencia,


Volví a París.

11 octubre 2009

So many reasons

Because...

... I may be the last romantic on Earth and love is the drive of my life.

... because the biggest decisions in my life have and will always be taken according to love.

... you were in front of me and I was too blind to see you.

... you came looking for me.

... you're everything I've been waiting for.

... when we talk, I'm not sure which language I speak but it is certainly one that comes from deep down my heart.

... you make me laugh, think, dream, feel alive.

... you make me happy, incroyablement heureuse !

... you surprise me, you intrigue me, you fascinate me, you teach me, you show me, you caress me, you tell me stories, you love me, you make me feel unique.

... we're set for a great adventure we both know it's the path to follow.

... together we're better, stronger, luckier, more confident.

... I'll die the moment I'm not able to love anymore, I don't want to outlive my own capacity to love passionately.

... of you, and me, together.

Paris, no ships, no wars.

Come abduct me as there is no other place I'd rather be than under your leaden skies.



Guido Reni - The Abduction of Helen - c.1626-31 - Musée du Louvre, Paris

04 septiembre 2009

09/09/09

Los hombres y los números siempre han tenido una relación especial. Hay quienes les intentan atribuir una relación mística y buscan relaciones un tanto forzadas entre los seres vivos y las fuerzas naturales o entre improbables coincidencias astrales.
Sin embargo -a pesar de mi pésima relación con ellos- los números son uno de los conceptos más perfectos inventados (¿o descubiertos?) por la civilización.
En el calendario, los números de los días rigen nuestras vidas, a nivel físico y psicológico aunque éste no deje de ser una convención social. Esperamos ansiosos la llegada de cierta fecha para tomar tal o cual decisión, las mujeres estamos destinadas a contar días, festejamos aniversarios, cumpleaños, santos, fechas patrióticas...
Todas las religiones tienen también relaciones especiales con los números ("Números", el libro del Antiguo Testamento, la Cábala, el Tao, el 3 representando la Trinidad en prácticamente todas las religiones, etc, etc, etc.) a las cuales les dan un sentido metafísico-mágico.
Este 09/09/09 cumplo 30 años.
No soy supersticiosa. No creo en ningún tipo de coincidencias cósmicas, si llegase el Apocalipsis, por qué tendría que ser el 06.06.06 o el 09.09.09 (hay un grupo de aparatos dando vueltas por ahí que dice que como no pasó nada el 6 de junio del 2006, era porque "La Bestia" interpreta los números al revés y que en realidad se refería al 9 de septiembre del 2009, blah!). En realidad estaría bueno, sería más previsible, ya sabríamos con cuánto tiempo contamos y ya está.
En fin, ya cumplí 20 el 09/09/99 y gracias a la puntería de mis padres, mi vida estará llena de coincidencias así. (Bueno, está bien, 09.09.09 será una sola vez en mi vida)
Pero estos 30 son especiales. No sé si por la fecha o por el cambio de década pero psicológicamente, para mí, este 9 de septiembre empieza algo nuevo.

Vivement !

03 septiembre 2009

I'm sorry, I'm mad

It's like lighting a votive candle as a deterrence act.
It's like changing addresses to elude accusation.
It's like looking away, like hiding out and pretend it's not happening.
I'm sick of fighting my own personal big battles. War never started, I never geared myself up for it.
I'm holding the banner of understanding while developing anger and the lowest possible feelings.
I'll keep on selfishly hoping for justice but then I think if justice was a credit to be spent, there are way much fundamental causes out there, bigger battles to be won.

It's my own mistakes I'm mad at.
It's my always following the same pattern I'm mad at.
It's my not being creative enough to settle, to sort myself out I'm mad at.
It's me and the possibility of harming others I'm mad at.
It's the possibility of being it my fault I'm mad at.


... y hoy estoy enojada y negativa... y no está bien después de un agosto maravilloso.


And it's me posting this c**** after over a month of not posting I'm mad at!

08 julio 2009

30 junio 2009

Recapitulando

Escribí algo para poner acá pero al final me di cuenta de que no es lo que quiero decir. Mientras como mi compota de manzanas en esta calurosa noche de Barcelona, me acordé de algo que escribí hace un tiempo y tengo ganas de volver a decir.
Entonces, recapitulando (Recordar sumaria y ordenadamente lo que por escrito o de palabra se ha manifestado con extensión.)

I've written something to post today but I finally realized it's not quite what I would like to say. So, while I eat my apple compote in this hot Barcelona night, I realized that something I wrote a long time ago it's pretty much what I would like to say again.
Recapitulating (To repeat, to relate in brief; to summarize.)

Good luck

I never quite understood what luck meant, the concept I mean. (...)

So after all, this Patagonian Heidi can consider herself pretty lucky. She was born in an Earthly Paradise to a loveful family. You take it from there.

I just got back home after a week in Paris. (...) 7 days to keep on saving up in my great bank account of happiness. And even though I have a very hard time saying goodbyes and I’m really bad in holding my tears, they wash out my heart from weird and mixed feelings and then it’s all clean and nice and it smells like joy and gratefulness.

The sadness from goodbyes goes away when I realize that the people and the places I love si fort come with me wherever I go. I even heard it from the airport bus driver’s mouth, he told me: “N’importe où tu vas, moi j’y vais” (“Wherever you go, I’ll go”)

(...)

But I still don’t get it, what’s good luck and if I’m really a lucky woman. If everybody gets what they deserve, what did I do to get this much?.

Good luck, blessings, de la chance... or whatever it is, out there there’s somebody/something that loves me very much.

27 mayo 2009

Cacofonía

Oh tan sexy
tan sex y más
Tan tonto, tan torpe
Tan grande, tan niño
Tanto hombre, todo entero
Tantos pedazos, todos ricos
Tanto sexo
Tanta piel
Tanto arte
Tanta culpa
Tantas ganas
ganas fuertes
Tan seguro
tanto y nada
vos tan sexy.


Cacofonía: f. Disonancia que resulta de la inarmónica combinación de los elementos acústicos de la palabra. Efecto sonoro desagradable producido por la cercanía de sonidos o sílabas que poseen igual pronunciación dentro de una palabra o en palabras cercanas en el discurso.

12 mayo 2009

Altruismo

Hoy pensaba en el altruismo.

Pensaba que posiblemente sea el sentimiento más evolucionado que exista. Como una forma perfecta de amor. Perfecta en el sentido aristotélico, es decir, como una idea, un concepto que existe más allá del mundo material.

Cuando uno ama, ese amor nos proporciona a nosotros mismos un estado de bienestar. Es un efecto bumerang que nos hace sentir bien a nosotros también, además de a la persona amada. Cuando amamos, hay un destinatario de ese amor y esta persona sabe que es amada por nosotros.

Sin embargo, en el altruismo –creo yo- que se trata de un amor sin caras. El recipiente de mi amor no sabe quien soy ni yo quien es él. Un amor anónimo. Escribo esto y me viene una imagen un poco particular a la cabeza: me imagino poniendo este amor en una especie de circuito, de cinta transportadora universal. Soltando este amor tan grande y puro para que lo tome quien lo necesite. Esto genera un sentimiento de desinterés, de no-egoísmo. De realizar la acción por la acción misma, sin esperar resultados, compensaciones ni beneficios a cambio.

Estuve leyendo un poquito y pude reconocer conceptos altruistas en las principales religiones, no sólo las monoteístas donde el concepto de “ama a tu prójimo como a ti mismo” se repite.

También encontré  a una serie de pensadores (La Rouchefoucauld o Mandeville) para quienes el altruismo en realidad no existe. A pesar de que una acción pueda parecer desinteresada, el fin último es el bienestar propio. Por ejemplo, se hablaba de un bebé en un incendio. Quien recurra a ayudarlo y se sacrifique por hacerlo, en realidad, en el fondo, la motivación última, detrás de la acción, es la de prevenir el sentimiento de culpabilidad que puede perseguirnos de por vida por no haberlo hecho.

Si bien no estoy de acuerdo, tampoco creo que sea el mejor ejemplo. Así como tampoco creo que lo sea hacer una donación a la iglesia después de la misa o dar una limosna al mendigo que está en la puerta. Los actos para silenciar nuestra conciencia, lejos de ser altruistas, son puramente egoístas. Tampoco estoy diciendo que acciones egoístas no puedan tener consecuencias positivas, pero no es a lo que me estoy intentando referir, quiero hablar de la motivación de las acciones.

Otros pensadores más radicales dicen que el hombre no tiene derecho a existir por sí mismo y que la única justificación a la existencia es el servicio a los demás. Nuevamente, me parece equivocado. Cada uno tendrá su propia motivación. Es absurdo querer unificar.

Yo sólo me limitaba a pensar en mis propios actos que yo considero o consideraba altruistas y debo reconocer que me cuesta determinar si, según mis propios parámetros, tal o cual acción lo fue.

Por ejemplo: yo trabajé (voluntaria) durante 3 años en una villa extremadamente pobre. Las “casas” tenían 3 paredes, literalmente, una les quedaba abierta, a la intemperie. Dormían en un pozo en el suelo de la casa, en la tierra, con varios perros para que les den calor. En invierno, los nenes no podían correr, los que tenían la suerte de tener zapatillas, eran tan grandes que casi no podían caminar. Cuando pasaba el tren, se subían a robarle la yerba y el azúcar al maquinista porque no había nada más. En fin, ese sería otro post, no sigo. Iba a que yo disfrutaba tanto yendo cada sábado ahí a hacer la tarea con los chicos (aunque esa era la excusa, el verdadero objetivo era enseñarles a leer y escribir a los padres). En un principio fue duro y todo el trayecto de vuelta en colectivo a mi casa, volvía llorando de la impotencia. Pero poco a poco aprendí a ver más allá de lo que veían mis ojos y se convirtió en una satisfacción enorme. Ya hace varios años de esto y cada vez que lo recuerdo, me vuelve esa sensación de cariño que sentía cada sábado. Pero me preguntaba si era un verdadero acto altruista o no. ¿Cuál era la real motivación? Por supuesto que yo no esperaba nada a cambio, nada material, ¿pero sería esa sensación de cariño o la de sentirme útil o la de creer que, en una minúscula proporción, estaba contribuyendo a algo, la sensación que me motivaba?

Por estos días ocurrió otra cosa que nuevamente me hizo revolver en mí y buscar el inicio del ovillo. Todavía lo estoy buscando, como Teseo.

¿Será que, como dije al principio, es un concepto aristotélico perfecto por lo cual, imposible, que exista en realidad? Sé que le estoy dando demasiadas vueltas y sobre racionalizando algo, en apariencia, no tan complicado. No lo puedo evitar.

En todo caso sí estoy segura que los momentos más felices de mi vida están vinculados a este tipo de sensaciones tan puras, donde no necesitas recibir nada a cambio. Donde el amor que das es la sola motivación. Como si encendieras una linterna poderosa apuntando hacia el infinito y, en algún lugar, alguien, con un espejo gigante, te devuelve el mismo haz de luz que te calienta el corazón.

09 mayo 2009

La música que yo no bailaré

I sometimes have an urge to push pause
from the hedonistic ritual of life
To listen to an exquisite tune
This is a song for those connected
It's a song for those connections beyond.
Truthful messages arriving from within.


Es la melodía de un adiós.
De puertas que conducen a pasillos inexplorados.
De las descargas de adrenalina frente a cerraduras sin llave.
Viniste a cantarme la canción del adiós con los coros del silencio.
Una desgarradora serenata.
Un aria, una voz.

28 abril 2009

Mumbling

Not Mary
I don't go round
I'm not Mary, I'm not her
you looked at me
and not another
for when I kissed you
was like no other.

Mary is gone
she's out, she left
she's been here before
way before I came.

It was me on top of you
your eyes flutter closed
it was my skin against yours
it was your accent, it was my voice
it was the moment when Mary's gone.

I'm not a hail Mary shot
I'm not that doll
my arms around you
have proved you wrong.
Let's face it, dear
your Mary's not
for when you touched me
its my skin against yours.



Right now
Now, it's now
I just can't wait
the answer's now
my heart bangs
how long is now?

how fast has now
have to be
before it turns
into longtime memories?

how fake, how bold
how sound the answer
for an immediate
no head
kind of reaction?

my heart bangs
how long is now?

nothing suffies
nothing implies
just keep on searching
fulfillment lies.

20 abril 2009

Mujeres que leen

La littérature paralyse le temps, rétient le présent...
(La literatura paraliza el tiempo, detiene el presente...)



Fragonard - Young girl reading (1776)


Franz Eybl - Girl Reading (1850)


Harald Metzkes - Gelehrte Frauen (2001)


??


Alexander Alexandrowitsch Deineka  (1908)


Peter Ilsted - Interior con muchacha leyendo (1908)


Théodore Roussel - The reading girl (1886)


Isadore Weiner - Girl reading (1938)


Jean-Jacques Henner - La Liseuse (1880 - 1890)


Anselm Feuerbach - Paolo e Francesca (1864)

Foto de Eve Arnold - Marilyn leyendo Ulises (1952)

Iman Maleki - Omens-of-Hafez (2003)

Y, por último, una imagen que acompañó toda mi infancia. Estaba colgada en el living de mi casa -no sé muy bien por qué razón ni de dónde vino. Siempre me intrigó mucho el contenido de la carta y la expresión de la cara de la mujer -que parece estar embarazada. Tiene la boca semi abierta, como si estuviese leyendo la carta en voz alta. Su expresión es relajada, no parecen ser malas noticias. La luz que entra por la ventana (que no se ve en el cuadro) es muy brillante, podría ser la mañana. Ella está en un estudio, se ve el escritorio, sillas y un libro sobre la mesa. Atrás hay un mapa. Muchos años después me enteré que es un mapa de la distribución geográfica de los Países Bajos en ese momento (siglo XVII). 
Este es un cuadro de Johannes Vermeer (1632 - 1675), un pintor que, desde que lo empecé a conocer, me fascinó. Vivió toda su vida en Delft, ciudad que mi papá conoció y de la que siempre nos hablaba porque le había impactado mucho. Nos contaba que llegó un día a la noche y no podía creer lo que veía: carruajes tirados por caballos, gente vestida como en el siglo XVII... no creo que haya sabido que era la ciudad de Vermeer y de la extraña conexión con el cuadro que él tenía en el living de su casa... pero quizás el pintor sí sabía que él estaba ahí y lo recibió organizando esta fiesta en el pueblo.


Johannes Vermeer - Woman reading a Letter (1662 - 63) 

Está en el Rijkmuseum de Amsterdam que muero por conocer.

Y durante esta semana se fueron dando una serie de coincidencias relacionadas con las cartas y pensé en hacer un post sobre mujeres que leen porque quizás esta holandesa del siglo XVII vestida de azul tuvo más impacto en mi vida del que me puedo imaginar.




Post inspirado en el libro Las mujeres que leen son peligrosas de Stefan Bollman - Ed. MAEVA - 2006

10 abril 2009

¿Cuánto tiempo es ahora?

¿Cuánto tiempo dura el presente hasta que se convierte en memorias?

 Estoy pensando mucho en ésto estos días, pensando en la inmediatez en la que se espera que sucedan las cosas, en la inmediatez con la esperamos los resultados a las diferentes acciones. Si el ahora es muy corto, las experiencias no se pueden contar sin que se conviertan en recuerdos

Por ejemplo, pensaba en el proceso de escribir una carta: pensar en el destinatario, en que quiero saber de él y quiero que sepa de mí, busco un papel, busco una lapicera con la que me guste escribir, me siento en un lugar cómodo, con buena luz. Pienso cuidadosamente las frases, los signos de puntuación para que transmitan lo más fielmente posible lo que quiero que esa persona sepa, sienta, comparta. Pienso en un cierre, en un saludo, en un deseo. Doblo celosamente el papel en el que acabo de volcar mis sensibilidades. Me imagino la cara de la persona cuando encuentra mi carta en su buzón, me imagino lo que siente al leer el remitente, me imagino que piensa en mí, que ve su nombre escrito con mi letra. Me imagino a la persona buscando algo con qué abrir el sobre, sentándose en algún lugar elegido a leer mis letras, mis palabras cuidadosamente escogidas para transmitirle mis sentimientos. Me imagino las sensaciones que quedan después de leer mi saludo final. Me imagino si querrá compartir esa carta, si se la dará a alguien para que la lea o si se la comentará solamente…

¡Hace tantos años que no escribo una carta! ¡Y con lo mucho que me gustaba!

Alguna sinapsis dentro de mi prolífica imaginación, relaciona esta obsesión por la inmediatez con el hecho de aparentar, de fingir, de faire sembler. Por alguna razón que todavía no logro identificar, veo un indicio de falsedad en toda esta obstinación por el “ya”. Y debo reconocer que en estos asuntos, las mujeres llevamos la delantera cómodas. Las mujeres fingimos talles de corpiños, colores de pelo, ojeras, altura, pestañas despobladas, bocas pequeñas, malas compañías… y, por supuesto, orgasmos.

Por más que ponga empeño, no logro descifrar la verdadera causa por la cual las mujeres somos expertas en estos temas. Pero por alguna razón –como dije antes- se me ocurre relacionarlo con la necesidad de inmediatez. ¿Será la necesidad de gustar, de caer bien, de hacer sentir bien a los demás ya?, ¿será una especie de apuesta a futuro del estilo “me juego  todas las cartas ahora“? Realmente no lo sé y cualquier piecita que aporte a este puzzle es bienvenida.

Y por último –como yo soy mi propio conejito de indias, mi propio experimento sociológico- traslado todo este blablablá a mí. Y se me ocurren ideas sueltas como que quizás el hecho de que yo sea tan lenta tenga que ver con que no sé disimular (como mi mamá no sabe, ella nunca me enseñó), con que soy muy honesta con lo que siento.

Ansiedad, paciencia, ahora, búsqueda, relación, respuesta, tiempo.

Uf!

28 marzo 2009

El viento a tus espaldas

No es cambiar de estado civil, es cambiar de estado del alma.

Es no encontrar razones para hacer fiaca en la cama, es no saber dónde estás y no buscarte, 

es no sentir tu olor, es la cama demasiado grande, 

es el espacio donde no estás.

Vuelvo a gatear, vuelvo a aprender a caminar sola 

pero ahora sin que mi papá corra a poner su mano en el borde de la mesa 

para que no me golpee la cabeza. 

Es el camino sola, es el vuelo solitario.

La mayonesa se quedó en la heladera y tu voz en las paredes.

Es el tiempo, es mi ritmo, 

es sólo la locura de mis ideas sin la perspectiva de las tuyas. 

Es mi universo paralelo sin tus pies en la tierra. 

Es mi distancia, mi introspección,  mi lentitud.

Es mi nombre a secas, es mi mano sola, mis respuestas a mis propias preguntas.

Son dos llaves para una puerta, dos almas en dos cuerpos, 

son muchas hojas en blanco para un solo cuaderno.

Y  no estamos más, no somos más. 

Sos. Soy.

Imperfect me con pedacitos de vos que rellenarán huecos para siempre. 

Lo aprendido no se desaprende.


May you have the sweetest of lives.

May the wind be always at your back.

And may you always count on me.